Responsabilidad de fiscalización del Conservador de Bienes Raíces

Quien Fiscaliza El Conservador De Bienes Raices

El Conservador de Bienes Raíces es una figura fundamental en el ámbito legal y registral de las propiedades inmobiliarias en Chile. Su función principal es la fiscalización y control de los actos relacionados con la propiedad, como inscripciones, transferencias y gravámenes.

Sin embargo, surge la pregunta sobre quién se encarga de fiscalizar al propio Conservador de Bienes Raíces. En este sentido, existen mecanismos establecidos para garantizar que este profesional cumpla con sus obligaciones y respete las normativas vigentes.

En primer lugar, el Ministerio de Justicia tiene un rol importante en la supervisión del trabajo realizado por los conservadores. A través del Departamento de Registros Civiles e Identificación (DRCI), se realiza un seguimiento constante para asegurar que se cumplan los procedimientos establecidos.

Además, existe una entidad llamada Superintendencia de Insolvencia y Reemprendimiento (Superir) que también ejerce funciones fiscalizadoras sobre los conservadores. Esta institución tiene como objetivo velar por el correcto funcionamiento del sistema registral chileno y sancionar cualquier irregularidad o incumplimiento detectado.

Por otro lado, es importante mencionar que tanto los usuarios como terceros interesados pueden presentar reclamos o denuncias ante estas entidades si consideran que han sido víctimas de malas prácticas por parte del Conservador de Bienes Raíces. Estas instancias tienen la facultad para investigar dichas denuncias e imponer sanciones correspondientes si se determina alguna responsabilidad.

Dentro de este marco, según el artículo 13 del Reglamento correspondiente, se establece que el Conservador de Bienes Raíces tiene la obligación de rechazar cualquier solicitud de inscripción que sea claramente inadmisible según la legislación vigente. En relación a esto, el texto explícito del Reglamento señala:

El Conservador de Bienes Raíces no puede negarse o retrasar las inscripciones, a menos que la inscripción sea legalmente inadmisible. Por ejemplo, si el documento presentado no es auténtico o si la copia no está en el formato correcto. También se podría negar si la propiedad en cuestión no se encuentra dentro del departamento correspondiente o si no es un bien raíz. Además, debe asegurarse de que se haya dado aviso público según lo establecido en el artículo 58 y verificar que el título esté libre de vicios o defectos que puedan anularlo por completo. Asimismo, debe contener todas las designaciones legales necesarias para su inscripción.

Por lo tanto, es fundamental que el Conservador de Bienes Raíces desempeñe un papel activo en la supervisión de los documentos presentados para su registro. No puede ni debe renunciar a esta responsabilidad, ya que ello constituiría una grave falta a sus deberes y podría ocasionar perjuicios a terceros.

Al examinar detenidamente el artículo 13 del Reglamento, se pueden identificar dos categorías de situaciones en las que el Conservador tiene la autoridad para rechazar un título.

Contents

1.Infracciones formales u objetivas

La disposición señala sólo a vía de ejemplo, por lo que pueden, indudablemente, existir otras de naturaleza similar que obsten a la inscripción del título. Veamos cuáles son estos casos textualmente señalados:

En caso de que la copia presentada al Conservador para su inscripción no sea auténtica, solo se considerarán como auténticas las copias de escrituras públicas autorizadas por el Notario ante quien se realizó el acto o contrato, o su reemplazante. También serán consideradas auténticas las copias otorgadas por el Archivero Judicial correspondiente si ya se ha incorporado el protocolo respectivo a dicho archivo. Además, la copia de una sentencia o resolución judicial extendida por el Secretario del Tribunal con certificado de ejecutoria también será considerada auténtica. Asimismo, los instrumentos otorgados en el extranjero serán considerados auténticos una vez que hayan cumplido con los trámites de legalización exigidos por el Código de Procedimiento Civil o hayan sido apostillados según lo establecido por la ley.

You might be interested:  Cómo Conservar Mermelada al Baño María de forma segura y eficiente

En cuanto a la copia de documentos, es importante destacar que ya no se exige que estén en papel competente. Esta exigencia ha perdido relevancia debido a las modificaciones realizadas a la Ley de Timbres y Estampillas, donde se requería que las escrituras fueran otorgadas en papel sellado y se pagara una contribución por ello.

La fiscalización del Conservador de Bienes Raíces es un tema importante a considerar cuando se trata de propiedades inmobiliarias. Una situación en la que el Conservador no tiene competencia es cuando el inmueble está ubicado fuera de su territorio asignado. Cada Conservador tiene jurisdicción sobre un área específica y solo puede inscribir instrumentos relacionados con bienes raíces dentro de ese territorio. Además, si una propiedad abarca más de una comuna y cae bajo la competencia de dos Conservadores diferentes, el título debe ser inscrito en los registros correspondientes a ambos conservadores. Es crucial tener esto en cuenta para asegurar que todos los trámites legales se realicen correctamente según las normas establecidas por cada conservadoría.

En el caso de que el Conservador de Bienes Raíces no haya realizado la publicación requerida en el artículo 58 del Reglamento, se considerará una falta. Esta publicación es necesaria cuando se solicita la inscripción de una propiedad que no ha sido previamente registrada. Además, antes de realizar esta inscripción, el Conservador debe solicitar un informe a la Oficina de Bienes Nacionales correspondiente para determinar si la propiedad pertenece al Estado o no. Si este informe no es entregado dentro del plazo establecido de 30 días, el Conservador puede continuar con los trámites legales y proceder a inscribir la propiedad en cuestión.

Si el título de propiedad no incluye las designaciones legales necesarias para su inscripción, se considera un defecto y puede ser rechazado por el Conservador de Bienes Raíces. Estas menciones obligatorias están claramente establecidas en el Reglamento correspondiente, lo que facilita su interpretación. En la práctica, cuando se detectan estas omisiones, tanto el Notario como el abogado encargados del trámite pueden corregir dicho defecto o falta mediante una breve escritura complementaria sugerida por el Conservador.

Vicio de nulidad absoluta en el fiscalizador del Conservador de Bienes Raíces

La última parte del artículo 13 del Reglamento es de vital importancia para el Conservador de Bienes Raíces, ya que ha generado numerosos conflictos y debates cuando se le ha responsabilizado por los daños sufridos por alguna de las partes involucradas.

La aludida disposición autoriza al Conservador para rechazar una inscripción si es visible en el título un vicio o defecto que lo anule absolutamente.

En cuanto a esta responsabilidad del Conservador, es importante tener en cuenta lo siguiente:

2.a) En primer lugar, en nuestra legislación, la regla general es que las omisiones o vicios producen sólo nulidad relativa , que es siempre saneable por el transcurso del tiempo y por la confirmación o ratificación del acto nulo, efectuada por la persona en cuyo beneficio la ley ha establecido la nulidad. De ello se concluye que:

You might be interested:  Cómo cambiar de compañía telefónica conservando el número

En situaciones donde existan vicios de nulidad relativa, el Conservador no debería rechazar la inscripción, sino más bien promover la solución del problema. Por ejemplo, cuando una persona actúa en representación de otra sin mencionar un poder de representación en la escritura pública.

El Conservador de Bienes Raíces tiene la responsabilidad de fiscalizar y aprobar las inscripciones relacionadas con los bienes raíces. Sin embargo, solo puede rechazar una inscripción si existe un vicio de nulidad absoluta en el contrato, como por ejemplo la falta del precio o una incorrecta individualización del objeto en una compraventa.

En segundo lugar, para que el Conservador pueda rechazar una inscripción, es necesario que exista un defecto o vicio de nulidad absoluta evidente en la escritura pública que se solicita inscribir. El Conservador no está obligado a considerar otras circunstancias ajenas al título en cuestión.

Vicios, omisiones y defectos que impiden la inscripción de un por el Conservador de Bienes Raíces

3.a) Inscripción de inmuebles y derechos reales a nombre de nacionales de países limítrofes a Chile. En nuestro país está prohibido adquirir el dominio y otros derechos reales, en las zonas declaradas fronterizas por el Ministerio de Relaciones Exteriores, a los “nacionales” de países limítrofes en donde existan prohibiciones, restricciones o limitaciones similares para los chilenos”. Igual prohibición rige para las sociedades o personas jurídicas con sede en el país limítrofe, o cuyo capital pertenezca en un 20% o más, a nacionales del mismo país, etc.

La legislación establece que los Notarios y Conservadores son responsables de cumplir con las normas correspondientes. Si realizan inscripciones que no cumplen con la ley, se les aplicarán sanciones legales, incluyendo la posibilidad de perder su cargo en caso de reincidencia.

3.b) Registro de contratos de arrendamiento, mediación o aparcería de terrenos rurales celebrados con personas extranjeras, ya sean naturales o jurídicas, en las áreas fronterizas.

3.c) Registro de un terreno rural, cuya división incluye una superficie menor a media hectárea.

Es importante tener en cuenta que si el Conservador de Bienes Raíces se niega a realizar una inscripción en sus registros, esta decisión puede ser revisada por la justicia mediante el recurso de reclamación establecido en el Reglamento correspondiente.

Salario del director de Bienes Raíces Conservador

El puesto de Conservador de Bienes Raíces de Santiago se ha convertido en uno de los cargos más codiciados y mejor remunerados dentro del Estado chileno. Con un salario que puede llegar hasta los $180 millones mensuales, este cargo ha estado vacante desde agosto del 2021, generando preocupación sobre quién será el encargado de fiscalizar esta importante función.

La labor del Conservador de Bienes Raíces es fundamental para garantizar la seguridad jurídica en las transacciones inmobiliarias. Este funcionario tiene la responsabilidad de llevar un registro actualizado y confiable sobre la propiedad raíz en su jurisdicción, así como también debe velar por el correcto cumplimiento de las normativas legales relacionadas con estos bienes.

Dada la importancia y complejidad del cargo, resulta crucial contar con una persona idónea y capacitada para ejercerlo. Sin embargo, a pesar del tiempo transcurrido desde que quedó vacante, aún no se ha designado a un nuevo Conservador para Santiago. Esta situación genera incertidumbre entre los profesionales interesados en ocupar dicho puesto y también entre aquellos involucrados en operaciones inmobiliarias que requieren trámites ante esta entidad.

You might be interested:  Modales Para Comer En Un Restaurante

Es necesario destacar que el proceso para seleccionar al nuevo Conservador implica una serie de requisitos establecidos por ley, como experiencia profesional específica y conocimientos especializados en derecho registral e inmobiliario. Además, se espera que quien asuma este rol tenga habilidades administrativas sólidas y capacidad para gestionar eficientemente el flujo constante de documentos e información relacionada con propiedades raíces.

Tarifa de los conservadores

En términos generales, el conservador de bienes raíces puede llegar a ganar alrededor de 51.000 euros brutos al año, según la información pública proporcionada por el portal Sueldos Públicos. Sin embargo, es importante tener en cuenta que este sueldo puede variar dependiendo de diferentes factores como la experiencia y las responsabilidades adicionales que tenga el conservador.

El conservador de bienes raíces es una figura encargada de fiscalizar y registrar los actos relacionados con los inmuebles en Chile. Su labor principal consiste en garantizar la legalidad y seguridad jurídica en las transacciones inmobiliarias, así como mantener actualizados los registros públicos sobre propiedades.

Además del salario mencionado anteriormente, es posible que el conservador también reciba beneficios adicionales como bonificaciones o gratificaciones especiales. Estas remuneraciones pueden estar sujetas a regulaciones específicas establecidas por cada institución o entidad donde se desempeñe el conservador.

La persona con mayores ingresos en Chile

En Chile, existe una figura llamada Conservador de Bienes Raíces, que es el encargado de registrar y fiscalizar los actos relacionados con la propiedad inmobiliaria. Sin embargo, surge la pregunta sobre quién fiscaliza al propio Conservador de Bienes Raíces para asegurar su correcto funcionamiento.

La respuesta a esta interrogante se encuentra en el Ministerio de Justicia y Derechos Humanos. Este ministerio tiene como función supervisar y controlar las actividades del Conservador de Bienes Raíces, garantizando así que cumpla con sus obligaciones legales y brinde un servicio eficiente a los ciudadanos.

Además del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos, existen otros organismos públicos encargados de velar por la transparencia y buen desempeño del Conservador de Bienes Raíces. Entre ellos se encuentran el Consejo General del Colegio Nacional de Conservadores (CGCNR) y la Contraloría General de la República.

El CGCNR es una entidad gremial conformada por los conservadores titulares a nivel nacional. Su objetivo principal es promover el desarrollo profesional e impulsar buenas prácticas entre sus miembros. Por otro lado, la Contraloría General realiza auditorías periódicas para verificar que el trabajo realizado por los conservadores cumpla con las normativas vigentes.

Tipos de conservadores: ¿Cuáles son?

Los conservantes alimenticios son sustancias que se utilizan para prolongar la vida útil de los alimentos, evitando su deterioro y manteniendo su calidad. Una de las categorías más importantes de conservantes son los ácidos orgánicos. Estos ácidos, como el ácido propiónico, sórbico, benzoico, cítrico, láctico y acético, así como sus sales correspondientes (sorbatos, propionatos, benzoatos, citratos), tienen propiedades antimicrobianas que ayudan a prevenir el crecimiento de bacterias y hongos en los alimentos.

El ácido propiónico es comúnmente utilizado en productos horneados para evitar la formación de moho. El ácido sórbico se encuentra presente en muchos alimentos procesados ​​como quesos y embutidos para inhibir el crecimiento microbiano. El ácido benzoico se utiliza ampliamente en bebidas carbonatadas y salsas para prevenir la fermentación no deseada. El ácido cítrico es un conservante natural que se encuentra en frutas cítricas y también se utiliza como acidulante en refrescos y dulces.